944 256 472 / 609 711 019

LOS SALTOS COMO SUERTE

Aunque están bastante en desuso , por no decir que completamente, los saltos son una suerte que vamos a explicar en las tres formas más conocidas a lo largo de la historia de la tauromaquia.  Posiblemente hayan visto en alguna ocasión grabados de Goya donde allí queden plasmados.

salto con 3 - copia

 

SALTO DEL TRASCUERNO: Se ejecuta saliendo hacia el toro como si se le fuera a hacer un recorte, pero tomándolo atravesado, y se procurará que el toro conozca el viaje para que empiece a cortar terreno. El diestro se va deteniendo para llegar a hacer el centro de la suerte enteramente atravesado y con la salida tapada; en este caso hace la humillación el toro para recoger el bulto y el torero se aprovecha de este momento para saltar por encima de los cuernos y librar la cabezada. Es un salto muy seguro, pero se encuentra en absoluto desuso.

SALTO SOBRE LA TESTUZ: Esta suerte como el par a “topa carnero” no se puede hacer, a no ser por casualidad. Montes consideraba que “Lorencillo” lo ejecutaba con mucha limpieza, y que José Cándido no le cedía en nada. Ambos toreros pertenecen a los comienzos de la tauromaquia profesional.

Pero el mismo Montes decía en su tauromaquia que esta es una suerte que puede hacerse de dos modos, o bien estando parado, citando al toro y esperándolo hasta que entre en jurisdicción y humille para recoger el bulto, en cuyo momento se le pone el pie en la raíz de los cuernos y en la cabeza o testuz, para liberarlo todo de un salto y caer por la cola, saliendo a todo correr, o bien, y lo que es menos frecuente, salir hacia él con diferente viaje, y al llegar a embrocar dar el salto del modo dicho.

SALTO SOBRE LA GARROCHA: Como el nombre indica se hace con una vara de detener, generalmente sin puya, pero si la tiene se pone hacia abajo, con lo que se asegura más en la tierra; se retira el diestro en medio de la plaza viendo venir al toro, y puesto en la misma rectitud que si se fuera a vadear algún arroyo o, apoyándose en el palo y dando un salto al otro lado. Cuando ya la res va a entrar en jurisdicción, se da una pequeña carrera, y se toma la violencia necesaria para dar el salto apoyando en el palo y caer por detrás del toro. Esta suerte, como se entiende por lo citado es muy bonita, y sólo hay que advertir para su segura ejecución, que no se haga con toros revoltosos, ya que pueden con facilidad dar una cornada, y que será muy oportuno salir por pies y llevarse si es posible la garrocha, pues si dado el salto se deja caer y luego el toro hace por el cuerpo, no hay defensa, mientras que si se queda el diestro con ella podrá repetir el salto, lo que tendrá un mérito particular.

Les dejo con un vídeo donde queda reflejado un salto con garrocha “combinado” con un par de banderillas:

FIRMADO “GUIZANCHO” Y RAMÓN GONZÁLEZ, VICEPRESIDENTE DEL EXCMO CLUB TAURINO DE BILBAO

Club Taurino Bilbao

3comments

05 Feb, 2016

Sin categoría

Comentarios

Antonio

/10 Feb, 2016

Hola,
Muy bueno el artículo, soy aficionado al toro bravo y conocía el salto con garrocha pero no las otras prácticas de salto y me ha encantado
Un saludo. Antonio

Club Taurino Bilbao

/15 Feb, 2016

Muchas Gracias por seguirnos. Nos complace saber que este artículo le ha gustado y haya sido de su interés.

Raúl Ramírez Rodríguez

/09 Feb, 2018

Muchas gracias x la publicación soy raul Ramírez el que realiza ese salto de la garrocha

Escribe un comentario

Submit