944 256 472 / 609 711 019

LAS EDADES DEL TORO: ESTUDIO POR LA DENTADURA Y LAS ASTAS

LAS EDADES DEL TORO

  • NOMBRE QUE SE DA A LAS RESES SEGUN SU EDAD

Según la edad Los Toros se llaman «recentales» durante la lactancia, «añojos» al año, «erales» a los dos años, «utreros» a los tres, «cuatreños» a los cuatro y «cinqueños» a los cinco.

También se les llama hasta los dos años «becerros», de tres a cuatro «novillos», y «toros» en adelante.

La edad se cuenta asimismo por «hierbas», entendiéndose por tal las de cada primavera que han pastado, y como regularmente los becerros nacen en invierno, en la primera inmediata comen la primera hierba, y por tanto vienen a tener una hierba más que años; así por ejemplo de un Toro de tres años suele decirse que tiene cuatro hierbas.

Se conoce la edad de las reses por los dientes y por las astas, pues aún cuando hay personas prácticas que las deducen por otros signos exteriores, como son la anchura del morillo, descenso de los testículos, largura de la cola, etc…las maneras más exactas de comprobarla son, como queda dicho, por los dientes y por las astas.

  • AVERIGUACION POR LOS DIENTES

El ganado vacuno tiene ocho dientes incisivos y veinticuatro molares. Los ocho incisivos solo existen en la mandíbula posterior y están clasificados en «caducos» y «permanentes» , denominándose del centro a los costados y contándose por pares, «pinzas o palas», «primeros medianos», «segundos medianos» y «externos».

Para conocer la edad por los dientes, desde el nacimiento hasta los cinco años, hay que tener en cuenta la erupción, la evolución, el desgaste, la caída de los dientes de leche y la salida de los dientes de adulto. De los cinco años en adelante servirá únicamente como norma el desgate progresivo de los dientes permanentes, su rasamiento, su nivelación, las modificaciones de su tabla y su separación.

Se llama «redondeamiento» el alcanzar los dientes el máximo de su desarrollo,»rasamiento» el desgaste, y «cerrar» el segundo y último redondeamiento.

El ternero nace con los ocho incisivos, con cuatro de ellos o sin ninguno, según la gestación haya durado más de nueve meses.

A los quince días todos los incisivos han hecho su erupción, pero los externos no están todavía en contacto.

Redondeamiento a los cincos meses.

Rasamiento: De las pinzas a los doce meses, de los primeros medianos de los doce a los catorce, de los segundos medianos a los dieciséis, de los externos de los dieciocho  a los veinte meses.

Los dos primeros dientes de leche, o «caducos», se desprenden de los alvéolos y vienen a ser expulsados por los «permanentes», aproximadamente a los dos años ( ver figura 1), son las señales P.P y reciben el nombre de «pinzas».

Poco a poco continúa el remplazo de los dientes de leche saliendo con uniformidad, y a cada lado de los anteriores, los» primeros medianos permanentes» (ver figura 2) P.M.P.M. a los tres años.

A los cuatro años, o antes, salen los «segundos medianos permanentes» ( ver figura 3) S.M.S.M.

De los cuatro años y medio a cinco despuntan los «extremos permanentes» no quedando por consiguiente ninguno de leche ( ver figura 4) P.P.

A los seis años se inicia el «rasamiento de las pinzas», que como puede apreciarse en el dibujo, están ligeramente más bajas que los «primeros medianos» (ver figura 5) P.P.

A los siete años empiezan a rasar los «primeros medianos».

De ocho a nueve años se verifica el rasamiento de los «segundos medianos».

A los diez años rasan los «extremos».

Las «pinzas» se vuelven cuadradas, apareciendo en ellas y en los «primeros medianos» y en los «primeros medianos» la estrellas racial a los once años.

Los dientes se acortan, pierden su blancura, el arco incisivo se abre gradualmente aproximándose a la línea recta, y la mandíbula está rasada.

De los doce a los catorce años la estrella racial se presenta en los «segundos medianos» y en los «extremos», tomando forma cuadrada y con su borde blanco, siendo la separación de los dientes cada vez mayor.

Después de esta edad los dientes se reducen y descarnan separándose unos de los otros y quedando, por último, convertidos en pequeños raigones.

  • AVERIGUACION DE LA EDAD POR EL EXAMEN DE LOS CUERNOS

El examen de los cuernos aporta elementos bastante precisos para determinar la edad. El estuche córneo aparece a los doce meses, aumentando después su longitud un centímetro por mes.

Al año empieza a desprenderse de los cuernos unas escamas y se señala en la mazorca un anillo apenas perceptible.

A los dos años aparece otro anillo igual al anterior.

A los tres años desaparecen los dos primeros anillos quedando ya permanentemente un tercer rodete. Entonces tiran hasta la última parte de las hojas o capas, que quedan en la punta, formando una especie de dedal que se llama «bellota».

Las astas quedan limpias, habiendo contribuido al desprendimiento de estas capas la frotación, el roce de las reses con otras y el rascarse en los árboles.

A los cuatro años sale el segundo anillo permanente, en sitio inferior al primero, quedando los cuernos formados y por completo pulidos y brillantes. Y así sucesivamente se forma un anillo inferior a los anteriores cada año que pasa.

A partir del tercer años los rodetes circulares son muy manifiestos y entonces ya se puede calcular la edad añadiendo al número total de rodetes la cifra de dos años. Es decir, que contando por tres años al primer rodete, y por un año cada rodete que exista hasta la base del cuerno, se deduce la edad real del sujeto.

Se empiezan a contar los rodetes por la extremidad superior de los cuernos del modo siguiente: Tres años para el rodete más próximo al pitón del cuerno. Cuatro años para el segundo rodete y así sucesivamente añadiendo un año por cada rodete.

En consecuencia, una res tendrá dos años más que anillos o rodetes. (ver figura de la sección del cuerno).

De los diez años en adelante los cuernos pierden su aspecto normal apareciendo delgados, feos y retorcidos.

TEXTO Y DIBUJOS OBRA DE GUIZANCHO Y RAMON GONZALEZ

FOTOS GENTILMENTE CEDIDAS POR LA GANADERIA JOSE CRUZ IRIBAREN.

Club Taurino Bilbao

0comments

20 Nov, 2020

Sin categoría

Comentarios

Escribe un comentario

Submit