944 256 472 / 609 711 019

LANCES DE CAPA (2)

LANCES DE CAPA(2)

 

LA NAVARRA: Viene a ser un intercalado entre las verónicas. El renombrado espada Martincho fue su introductor.

Para efectuarla se colocará el diestro en la misma posición que la verónica, cuidando de que el toro tenga enteras sus piernas, poniéndose en corto, y al embestir le irá teniendo la suerte, se la cargará mucho cuando llegue a jurisdicción torcerá el cuerpo de perfil alargando los brazos y teniendo los pies en la mayor quietud y, estando ya el toro fuera y bien humillado, le arrancará con prontitud la capa por debajo del hocico en dirección opuesta a la que llevaba y dará en ese instante una vuelta en redondo, con los pies juntos, por terreno de adentro quedando frente el toro preparado para otra suerte.

EL FAROL: Más que una suerte propiamente dicha es un “accidente” de la verónica, y por lo general se ejecuta entre dos lances, haciendo un movimiento el diestro como para colocarse la capa sobre los hombros y volverla a su posición natural para la verónica.

 

SUERTE DE TIJERILLA: Tiene escaso mérito y se diferencia de la verónica en que se colocan los brazos en aspa, y así, en esta posición se ejecuta. No es frecuente verla en la actualidad y cuando algún diestro moderno la intenta, generalmente deshace el aspa al rematar para rehacerla en forma inversa.

Es curioso que a esta suerte se le denomine a lo Chatre, sin que se haya caído en la cuenta que la Ch en la ortografía antigua equivale a la C moderna, y por lo tanto Catre y no Chatre debe llamarse.

SUERTE AL COSTADO: Esta suerte, a la que algunos impropiamente llaman ahora “Gaonera”, sin tener en cuenta que ya en tiempos del célebre Francisco Montes se ejecutaba, y él la define en su Tauromaquia, se hace de dos modos con la capa por delante y con la capa por detrás.

Con la capa por detrás que es como la resucitó Gaona, se hace poniéndose el diestro en suerte de costado con el toro y mirando hacia el terreno de dentro. Pasado un brazo por detrás, y con el otro perfectamente extendido, agarra la capa con la airosa y se debe tener mucho cuidado en conservarla hasta el momento en que el toro llegue a jurisdicción, igualmente en perfilarse mucho con la capa para que no pueda absolutamente ver más que un objeto sin distinguir el cuerpo, lo cual es de gran importancia para el buen éxito de la suerte.

Puesto el diestro de este modo, citará al toro dejándolo venir por su terreno y así que llegue a jurisdicción le cargará la suerte, dando dos o tres pasos para ocupar la parte del terreno de dentro que va el toro dejando, con lo cual se presenta de una vez toda la capa, se le echa del todo fuera y se remata como en las verónicas.

Hoy, colocado el capote a la espalda previo medio farol, se le presenta todo el vuelo al toro por un lado, hallándose el animal frente a él, se la carga la suerte cuando llega a jurisdicción y así que remata fuera, se da media vuelta y de nuevo se presenta el capote por el otro lado, repitiendo el lance tantas veces como el diestro considere oportunas.

De costado por delante se ejecuta lo mismo que al principio se ha dicho, sólo que en vez de pasar una mano por detrás de la espalda se la tiene por delante del pecho. No se practica en la actualidad.

DE FRENTE POR DETRÁS: Nada tiene que ver esta suerte con la anterior. Fue inventada por Pepe-Hillo y se ejecuta poniéndose el diestro de espaldas en la rectitud del toro, teniendo cogida la capa por detrás lo mismo que de frente, en cuya disposición lo cita, y así que embiste y llega a jurisdicción se carga la suerte, metiéndose el torero en el terreno del toro, y remata con una vuelta de espalda quedando en disposición de repetir. Este lance es llamado por algunos como “a la aragonesa”.

LANCES CAPOTE AL BRAZO: Introdujo Reverte esta suerte, que pertenece al toreo en campo abierto, en las plazas, y es un recorte, cuyo mérito consiste en quebrar lo más ceñido posible así que el toro llega a jurisdicción, llevando el capote doblado en el brazo.

GALLEOS: De todos, el que ha conservado ese nombre es el llamado del bú, que consiste en ponerse la capa del modo natural, marchando hacia el toro como para un recorte, y al estar  en el centro se abren los brazos, haciendo el quiebro en el puesto en que el toro está humillado…hecho esto se vuelven los brazos y la capa a su anterior posición, pues está fuera. Otro galleo se hace cogiendo la capa de igual modo que para de “frente por detrás”, encaminándose el diestro al toro, describiendo una curva cuyo fin es el centro de la suerte, y concluye con un recorte.

Se hace otra especie de galleo con el capote recogido en la mano del lado que primero debe de presentarse el toro, y llegando al centro en los quiebros, se le acerca para que humille, en cuyo acto toma el diestro la salida y muda el capote a la otra mano, haciendo un quiebro de cintura, con lo que el bicho pasa humillado por su espalda y la cabezada la tira fuera. Se realiza este lance también valiéndose de un sombrero o montera.

Como se ve a esto en la actualidad le llamaríamos un recorte, y es porque, en efecto, a todo lo que hoy conocemos con ese nombre lo designaban los antiguos con el de galleos. Recortes eran las suertes que se hacían a cuerpo limpio sin capote y todos los demás de adorno galleos.

GALLEOS DE LA MARIPOSA: Invención  de Marcial Lalanda es de gran efecto cuando se ajusta en su ejecución toro y torero. Viene a ser una sucesión de lances al costado, andando el torero hacia atrás y llevando a la res embebida en los vuelos del capote.

LARGAS: Son aquellas suertes ejecutadas a punta de capote en el que se da al toro salida larga, en contraprestación de los galleos y recortes

Se llama lagartijera aquella en que el diestro se tira el capote al hombro quedando de espaldas al toro; y cambiadas y afaroladas las que innovó Rafael Gómez “ Gallo”, las primeras señalando un viaje al toro y dándole otro, y y las segundas pasándose el capote por la cabeza, como se hace en faroles.

MEDIAS VERONICAS: Como las largas se suelen  emplear en quites, y es un recorte, el remate de una verónica, con lo que vuelve a quedar el toro en suerte. Esto es, por lo menos, lo que en el día de hoy hemos dado en llamar media verónica, pero en realidad sólo se trata del recorte final con que a aquélla se pone término.

Las medias verónicas, propiamente dichas, son los capotazos a dos manos que emplea el matador en los quites, y aun en otras circunstancias, para sacar al toro de un punto determinado, tirando de él, con lances por ambos lados que tienen cierta semejanza con las verónicas, pero se quedan a media ejecución, puesto que el toro no acaba de pasar, y en el mismo centro de la suerte el torero da el quiebro para secundar por el otro lado con un nuevo lance. Ya la res en el terreno conveniente, remata el diestro con un ceñido recorte, y a ese recorte es a lo que se denomina actualmente media verónica, y es final obligado de las verónicas, tanto  en quites como al lancear de salida.

 

ABANICANDO: Es otro quite que no es más que un galleo con el capote por delante. Tiene mérito cuando en los primeros puyazos está el toro con todo su poder, y significa valentía salirse con él por las afueras; no lo es así si la res ha perdido facultades. Y nunca se debe abusar de él porque descompone la cabeza del toro.

AL ALIMON: Rara vez se practica en la actualidad y es, sin embargo, muy vistosa y de efecto. Para ejecutarla cogen, los dos toreros que la intentan, el capote por los extremos y extendiendo lo presentan al toro que al embestir pasa por debajo y se

repite tantas veces como el toro consiente, sin más que variar la mano con que se tiene cogido el capote para que al cambiar la res de terreno se le ofrezca la capa hallándose de frente los toreros. Si son tres espadas, el que no interviene en el capeo este, suele volver al toro en cada lance para ponerlo en suerte.

Es un remate casi obligado que los dos o los tres espadas se arrodillen delante del toro. El riesgo que corren los toreros es poco, el valor técnico del lance es escaso, pero reitero que resulta muy vistoso y alegre, y el público lo acoge siempre con grandes aplausos.

DE DELANTAL: El quite abanicando con el capote levantado, a la altura del pecho y cubriendo todo el cuerpo, y moviéndolo suave y acompasado en zigzag, que el toro describe también en sus acometidas, es lo que se ha denominado quite del delantal y fue creado por Manuel Jiménez “Chicuelo” teniendo días de gran boga. Hoy  parece que ha caído en el olvido. Tal vez por lo mucho que se abusó de él hace años.

CHICUELINAS: Este lance, creación también del anteriormente citado “Chicuelo”, se inicia como la suerte de delantal, pero con el capote más recogido, casi a medio capote, y cuando el toro acude al engaño y sigue sus vuelos da el torero una vuelta rápida en sentido contrario, quedando preparado para repetir la suerte por el otro lado.

 

EL COLEO: Entre los quites debe incluirse el coleo, al que se recurre cuando el toro se encuentra muy “pegajoso”, no hace caso de los capotes y se halla en inminente riesgo el picador. Entonces el diestro se agarra a la cola del animal y tira de ella, haciéndole girar una o más veces, con lo que sufre un gran destronque, no siendo por ello conveniente abusar del coleo.

CAMBIO DE RODILLAS: No hay que confundirlo con la larga cambiada, que se da también de rodillas. Aunque quizás la vistosidad de esta suerte sea mayor que la de la otra, tiene menos mérito pues en la primera el lance es mucho más ceñido y por lo tanto mayor el riesgo.

De todos modos, uno y otro se intentan la mayoría de las veces cuando el toro lleva ya su viaje, y en todos los casos a favor de querencia, citándole cerca de las tablas y en la suerte natural a fin de dejarle libre el camino de su terreno.

El cambio de rodillas fue innovación de Fernando Gómez “Gallo” y en él tuvo su mejor ejecutante, pues lo daba en cualquier terreno y hasta prefería los medios para

realizarlo. Como con esa suerte se congraciaba con el público, después de una desastrosa actuación como estoqueador el propio diestro paso a denominar esta suerte como “la suerte del perdón”.

Firmado por Guizancho y Ramón González, vicepresidente del Excmo. Club Taurino de Bilbao

P.D. les dejo un regalazo:

Club Taurino Bilbao

0comments

14 Jun, 2016

Sin categoría

Comentarios

Escribe un comentario

Submit